8 de abril 2019 Editorial Volver

37 años esperando este reconocimiento

Por: Mauricio Félix Ramos


Son cerca de 25 veteranos de la Guerra de Malvinas que formaron parte de la defensa de Río Grande. Por primera vez, este año, pudieron desfilar, reconocidos como veteranos y defensores de la ciudad de Río Grande. el grupo de Veteranos de Guerra del BIM 4, reconocidos como tal, por primera vez, momentos antes de desfilar.
El domingo 31 de marzo, hace poco más de una semana, en la casa del veterano de guerra Pedro Segovia se juntaron unos 25 hombres de diferentes provincias de Argentina, que se reencontraban en algunos casos después de 37 años. El motivo de la reunión, es que, como veteranos de la Guerra de Malvinas, pertenecientes al Teatro de Operaciones del Atlántico Sur, fueron invitados por primera vez por el Municipio de Río Grande a participar del desfile cívico-militar en el Día del Veterano de Guerra de Malvinas el 2 de abril de 2019.
Si bien la invitación fue emitida pocos días antes del desfile mismo, los veteranos del BIM 4 de Trelew vienen tramitando este reconocimiento desde hace años.
“Esta es una invitación oficial de la Municipalidad de Río Grande para desfilar como veteranos de guerra TOAS. TOAS significa Teatro de Operaciones del Atlántico Sur. Y esta invitación que hemos recibido, a nosotros nos da primeramente el privilegio de desfilar legalmente, porque siempre lo hemos hecho callados la boca. Lo hemos hecho como caraduras, de incógnito. Esta vez nos van a nombrar; van a decir que la gente que está es la gente del Batallón 4 de Infantería de Marina. Van a nombrar a cada uno como exsoldado”, explicó Mauricio Ramos, uno de los veteranos.
“Hoy, a cada uno de los veteranos que recibieron la invitación del intendente Gustavo Melella, se les dio una copia impresa para que la lleven a sus casas a mostrar a sus familias”, agregó Luis Malgieri, uno de los gestores de este acontecimiento.
Una de las aclaraciones que remarcaron es la diferencia entre excombatientes y veteranos: “Hay veteranos de guerra de Malvinas y veteranos de guerra del continente -comentó Ramos-. Y si bien nosotros somos insulares, porque estuvimos apostados en Tierra del Fuego, somos veteranos TOAS. Porque toda la Patagonia estuvo en defensa contra el enemigo inglés. Nosotros los que estuvimos acá en la Patagonia tuvimos una misión muy especial. Defendimos la frontera argentino-chilena y el litoral marítimo. Esa era nuestra misión, además del abastecimiento de la Fuerza Aérea, que llevó a la peor derrota que sufrieron los ingleses, por los aviones que salieron de acá. Pero nosotros, sin embargo, no estamos reconocidos oficialmente”.
Según explicaron, actualmente el grupo del BIM 4, y otros que defendieron las provincias patagónicas, la Convención de Ginebra los contempla como veteranos. Durante el desarrollo de la guerra el BIM 4 quedó en Río Grande como relevo del batallón 5 que fue apostado en Puerto Argentino.
Mario Cruz, abanderado designado por sus compañeros; emocionado mientras porta el estandarte nacional.
El esperado reconocimiento
“Para mí es un orgullo. Yo desde que vine nunca más me fui de Tierra del Fuego. Hace 37 años que sigo haciendo patria. Así que para mí es una emoción muy grande, un orgullo poder recibirlos a ellos. Por primera vez en la historia, desde 37 años vamos a desfilar, bien. Con una invitación formal.
Todo esto se hizo a pulmón, sin ningún tipo de subvención de nadie”, expresó Pedro Segovia.
Mario Cruz coincidió: “Sinceramente estoy muy emocionado porque fui distinguido para ser el abanderado de este grupo del BIM 4. Y les agradezco a todos mis compañeros por los sacrificios que han hecho para estar acá hoy. Queremos dejar un testimonio que lo sepa no sólo la ciudad de Río Grande, sino todo el país. Y queremos que se sepa la verdad, que haya justicia para todos los veteranos que estuvieron en el litoral marítimo de la Patagonia”.
“A nosotros nos asignaron una misión, que fue en principio trasladarnos de nuestro asiento natural en Trelew; no sabíamos a dónde íbamos. Tuvimos que hacer adiestramiento, y nos enteramos aquí donde estábamos realmente. Acá lo que no cambió es el sentimiento, pueden cambiar los gobiernos y políticos. Nosotros tenemos el mismo sentimiento que hace 37 atrás”, agregó Malgieri.
El silencio
Entre los argumentos que muchas veces se emplean para justificar la falta del reconocimiento a los veteranos TOAS, se cuenta la supuesta inexistencia de peligro o conflicto en los sitios en que estuvieron apostados.
“Acá en el BIM 5 hubo espionaje, en la ciudad, en el aeropuerto. Pero en esos tiempos había códigos, que, a ellos -dijo Ramos señalando a sus compañeros- y a cualquiera, los hicieron jurar que todo lo que se veía no se debía hablar. Entonces lamentablemente es como que eso no ocurrió”.
En 1984 hubo leyes que los reconocieron como veteranos, en 1988 por decreto reglamentario quedaron fuera de toda veteranía de guerra: “Ahora estamos haciendo una pelea con una juntada de firmas a nivel nacional por parte de todos los veteranos del TOAS para que se reconozca finalmente. Necesitamos 400 mil firmas para que se logre llevar el proyecto de ley N°3932 para que se trate inmediatamente en la comisión de Defensa y se logre la veteranía para todos los soldados que defendieron la parte de la Patagonia”, sostuvo Cruz.
Finalmente, los veteranos reconocieron que la tarea de defensa de la soberanía está más vigente que nunca: “Lo que nos queda hoy es esto. Que es un territorio enorme que es la Patagonia. Quien trabaje, estudie, viva acá, tiene que tener un buen pasar y un buen futuro. Es la única forma de proteger esto. Y a su vez, que en las escuelas a los chicos se les dé conocimiento de lo que es soberanía, el territorio, la patria. Para que crezcan con esa idea, y sepan defender esto, pero no con un fusil, sino defenderlo con su cabeza. Estudiando y trabajando a diario”.
El desfile con la pancarta que dice “Defensa de Río Grande”, una deuda que pudo ser parcialmente saldada.

Otros Editoriales



Opiniones

Nos gustaría saber tu opinios... dejanos tu comentario!