24 de octubre 2021 Opinión Volver

Decreto ley N° 19.640

“El régimen de promoción está por cumplir 50 años y sus exportaciones son prácticamente nulas”

“El régimen de promoción está por cumplir 50 años y sus exportaciones son prácticamente nulas”

A través de una nota de opinión, desde el diario Infobae renovaron sus críticas a la prórroga del sub régimen de promoción industrial fueguino, recordando que "está por cumplir 50 años y sus exportaciones son prácticamente nulas", con un aporte deficitario a la balanza comercial y con un costo fiscal que alcanzaría a 220.000 millones de pesos.

Bajo el título "El país necesita debatir la estrategia de crecimiento y desarrollo", el portal Infobae publica este domingo una columna de opinión en la que renueva sus críticas a la prórroga del sub régimen industrial provincial.
"El régimen de promoción de Tierra del Fuego está por cumplir 50 años y sus exportaciones son prácticamente nulas, con un aporte claramente deficitario a la balanza comercial y con un costo fiscal (gasto tributario) que según el proyecto de presupuesto de 2022 alcanzaría a 220.000 millones de pesos", detalla el artículo firmado por Luis Secco.
Sin embargo, para el autor del artículo "no se trata de rechazar de plano la promoción o la protección de ciertos sectores" y menciona como ejemplos a las industrias aceitera y automotriz, explicando que son "sectores que crecieron y desarrollaron su potencial exportador bajo diversos esquemas de protección".
"El complejo oleaginoso hoy explica una cuarta parte de las exportaciones totales de la Argentina y es claramente superavitario. Por su parte, el automotriz apunta de nuevo a alcanzar el 10% de las exportaciones totales para transformarse en el segundo complejo industrial exportador argentino (si bien utiliza divisas para importar algunos de sus componentes, en materia de vehículos las ventas externas superan ampliamente a las compras en el resto del mundo)", explica.
Modelo de desarrollo
¿Tiene la Argentina alguna posibilidad de iniciar un proceso de reindustrialización que contribuya al desarrollo de todo el país? La respuesta probablemente sea sí, pero la clave pasa por no pensar la industria como “industria pesada” (fierros), que es lo que usualmente viene a la mente cuando se habla de desarrollo industrial. La promoción de dicho desarrollo no es una tarea fácil, en buena medida por las dificultades inherentes a la elección de qué o cuáles sectores deberían ser objeto de la promoción.
"Si se elige el camino de impulsarla mediante políticas públicas, la estrategia debería contemplar el desarrollo de los sectores industriales que “están más cerca” de donde están las ventajas competitivas del país y que tienen potencial exportador: la industria de alimentos, las bio refinerías y los bio combustibles, la maquinaria agrícola y los vehículos utilitarios y de carga, y ahora con el gas de Vaca Muerta, las industrias petroquímicas y otras intensivas en energía", argumenta.
Y aclara: "Pero cuidado, no se trata sólo de crear regímenes especiales o subsidios u otras intervenciones con costo fiscal (y de divisas), sino de promover reglas del juego claras y estables en materia tributaria, laboral y de comercio exterior".
"Pero no sólo esas políticas deben tener presente la estrategia de desarrollo elegida: las políticas educativas también son cruciales. La India, por ejemplo, ha decidido saltear la etapa de desarrollo industrial y volcarse al desarrollo del sector servicios, pero encuentra la limitante -tal como lo tuvo China en su momento- de la disponibilidad de capital humano con las habilidades necesarias", agrega el autor.
"Este es otro tema central. Porque los servicios, tal como otras industrias de punta, requieren niveles de capacitación y habilidades que no siempre están disponibles en el stock de mano obra (sobre todo de la desempleada). No se puede pensar en abstracto los sectores que pueden liderar un proceso de industrialización o reindustrialización. Contar con el recurso humano adecuado resulta imprescindible para el éxito de ese proceso".
"En el caso argentino, resultará clave volver a formar un stock de recursos humanos con estándares mínimos de capacitación, algo que podría alcanzarse por ejemplo a través del desarrollo de escuelas técnicas o de mecanismos que favorezcan el entrenamiento y la educación en el trabajo", señala.
Culmina señalando que: "En síntesis, cualquier política de promoción del desarrollo de un sector (o varios sectores) industrial debe ser abordada desde una óptica integral, que contemple todos los aspectos que hacen al aprovechamiento de las ventajas competitivas y a la dotación de recursos disponibles, y que tenga como objetivo la creación de plataformas productivas netamente exportadoras".

Otras Noticias



Opiniones

Nos gustaría saber tu opinión... dejanos tu comentario!