19 de enero 2023 Internacionales Volver

Muere a los 118 años la hermana André, considerada la persona más anciana del mundo

Muere a los 118 años la hermana André, considerada la persona más anciana del mundo

La noticia de su fallecimiento fue dada a conocer por el asilo de la localidad de Toulon, en el sureste de Francia, en el que vivía.Según los responsables del centro, murió mientras dormía.

"Hay una gran tristeza pero... era su deseo unirse a su amado hermano. Para ella es una liberación", dijo un portavoz del asilo a la agencia AFP.
Nacida en el sur de Francia el 11 de febrero de 1904, durante muchos años ocupó el segundo lugar del libro Guinness como la persona más longeva del mundo, solo superada por el japonés Kane Tanaka, de 119 años, quien murió el año pasado.
Luego se convirtió en la persona más longeva de la que se tenga un registro claro.
El libro Guinness la reconoció oficialmente en abril de 2022.
En 2021 sobrevivió a la pandemia de covid-19, luego de que 81 residentes de su hogar de ancianos se contagiaran.
Una testigo de los tiempos
Randon nació en el año en que Nueva York abrió su primera línea de metro y una década antes del inicio de la primera guerra mundial.
Creció en una familia protestante como la única niña entre tres hermanos en la ciudad sureña de Alès.

Uno de sus mejores recuerdos fue el regreso de dos de sus hermanos al final de la primera guerra mundial, dijo a la agencia AFP en una entrevista en su 116 cumpleaños.
"Era raro en las familias, que por lo general tenían dos muertos en lugar de dos vivos. Ambos regresaron", dijo.
Trabajó como institutriz en París para los hijos de familias ricas, un período que una vez llamó "el momento más feliz de su vida".
Se convirtió al catolicismo y fue bautizada a la edad de 26 años.
Impulsada por el deseo de "ir más allá", se unió a la orden de monjas de las hijas de la caridad a la edad relativamente avanzada de 41 años.
La hermana André fue entonces asignada a un hospital en Vichy, donde trabajó durante 31 años.
Luego se mudó a Toulon, en la costa mediterránea. Sus días en el hogar de ancianos estaban marcados por la oración, las comidas y las visitas de los residentes y los trabajadores del hospicio.
También recibió un flujo constante de cartas, respondiendo a casi todas.
En una conferencia de prensa el año pasado, dijo que su trabajo y el cuidado de los demás la habían mantenido por tanto tiempo.
"La gente dice que el trabajo mata, pero a mí el trabajo me mantuvo viva. Seguí trabajando hasta los 108 años", reflexionó.
Aunque perdió la vista y dependía de una silla de ruedas, solía cuidar a otras personas mucho más joven que ella.
"La gente debería ayudarse y amarse en lugar de odiarse. Si compartiéramos todo eso, las cosas irían mucho mejor", dijo.
Jeanne Calment, quien murió en 1997 en Arles, en el sur de Francia, a la edad de 122 años, tiene el récord de la mayor edad confirmada alcanzada por cualquier ser humano.

Otras Noticias



Opiniones

Nos gustaría saber tu opinión... dejanos tu comentario!