13 de marzo 2016 Naturaleza Volver

Ante la falta de conciencia de algunos irresponsables, debieron cercar el lugar donde descansan los pingüinos

Ante la falta de conciencia de algunos irresponsables, debieron cercar el lugar donde descansan los pingüinos

Guarda parques y personal de la Delegación Río Grande de la Secretaría de Hábitat montaron vallas con cintas para delimitar y los guarda parques custodiaran los sitios donde los pingüinos penacho amarillo descansan en grupos para cambiar sus plumas juveniles por las de adulto.

Guarda parques y personal de la Delegación Río Grande de la Secretaría de Hábitat montaron vallas con cintas para delimitar y los guarda parques custodiaran los sitios donde los pingüinos penacho amarillo descansan en grupos para cambiar sus plumas juveniles por las de adulto.

Ante la imposibilidad de la toma de conciencia de algunos vecinos de esta ciudad, autoridades municipales decidieron cercar el lugar donde anidan los pingüinos. De esta manera desde el Municipio de Río Grande solicitan a la población que no ingrese a los sitios de descanso de los pingüinos, que han sido delimitados por las cintas puestas en Cabo Domingo.
Guarda parques y personal de la Delegación Río Grande de la Secretaría de Hábitat montaron vallas con cintas para delimitar y los guarda parques custodiaran los sitios donde los pingüinos penacho amarillo descansan en grupos para cambiar sus plumas juveniles por las de adulto.
Al respecto, el responsable de Defensa Civil del Municipio, Pedro Franco, explicó que “todos los años para esta época, los pingüinos salen del agua a la costa de la ciudad de Río Grande a cambiar su plumaje, así que la principal recomendación que hace la municipalidad a los vecinos es que tengan la precaución y los cuidados necesarios para con estos animales, de no molestarse y mantener una distancia de entre tres y cinco metros para no estresarlos y que puedan cambiar su plumaje”.
Recalcó que “estos animales no tienen ningún tipo de enfermedad sino que están cambiando su plumaje y es algo natural y necesario para ellos de acuerdo a su propia biología. Por este motivo ellos se alimentan bien durante un prolongado período para poder ayunar por un período de 25 a 30 días, salir del agua poder hacer este cambio de plumas y mal hacemos si los queremos volver a meter al agua de la que salieron a la fuerza y alimentarlos cuando están en ayuno”.
Recomendó que “lo ideal es que los dejen donde los encuentren, si quieren sacarse una foto que sea a una distancia prudencial como señalamos, y que los vecinos recuerden de que hay una ordenanza que prohíbe expresamente andar con perros sueltos en la playa”, recordó Pedro Franco.
El responsable de Defensa Civil explicó que “particularmente en la zona de Cabo Domingo hay una colonia muy importante de pingüinos penacho amarillo que se encuentran cambiando su plumaje, pero eventualmente en toda la costa se pueden observar pingüinos, lo recomendable es no acercarse, no tocarlos y mantener una distancia prudencial de entre tres y cinco metros”, reiteró.
Observó además que “son animales en estado salvaje y pueden tener por lo tanto una reacción violenta y pueden producir algún tipo de daño”, advirtió.
Por último, Franco apeló a la población a llamar al abonado 103 o bien al 424163 de Defensa Civil “ante cualquier anomalía que observen, esto es si ven que los pingüinos son agredidos por animales o personas, ante lo que el personal de la repartición tenga otro tipo de intervención”.
Evitar el estrés del animal
En tanto Tabaré Barreto, integrante del equipo de la Dirección de Ecología y Medio Ambiente dependiente de la Secretaría de la Producción y Ambiente, recordó que “hay una normativa que hay que respetar, sobre los perros que no tienen que andar sueltos en la vía pública y especialmente en la playa, lo mismo que la prohibición de andar en cuatriciclos y motos”.
Agregó que “la comunidad debe estar informada de las costumbres de estas aves, muchas veces lo que parece algo inofensivo como sacarse una foto muy de cerca –casi acariciándolo- para el pingüino significa un gran estrés porque tiene mucho miedo y la gente eso no lo puede medir. El animalito comienza a agitarse, a abrir la boca y todo eso es porque tiene tanta gente cerca, lo que le produce mucho miedo, máxime si el vecino se acerca con un can, por más que el perro esté atado, al estar cerca el pingüino se aterroriza porque no sabe distinguirlo de un zorro, del cual es presa también”.
Por último pidió a los vecinos “compromiso para con la biodiversidad, pongamos nuestro mayor esfuerzo y si vemos que alguien está haciendo algo mal, avisemos a Defensa Civil”.

Otras Noticias



Opiniones

Nos gustaría saber tu opinión... dejanos tu comentario!