24 de octubre 2017 Elecciones Volver

Macri logró un respaldo contundente pero tendrá un obstáculo en su camino

Macri logró un respaldo contundente pero tendrá un obstáculo en su camino

No hubo sorpresas en las elecciones legislativas celebradas el domingo 22 en la Argentina. Con el 42 por ciento de los votos, el gobierno nacional obtuvo un claro triunfo en gran parte del país y logró consolidarse como una nueva fuerza que pone en jaque a los partidos tradicionales.

El presidente argentino Mauricio Macri durante la conferencia de prensa que dio tras el triunfo de su partido, Cambiemos, en las elecciones legislativas.
Tan contundente fue la victoria lograda por la administración de Mauricio Macri que consiguió algo que no sucedía desde 1985: el triunfo en los cinco distritos más grandes de la Argentina. Igual que lo hizo Raúl Alfonsín en las elecciones legislativas de medio término, el oficialismo ganó en la provincia de Buenos Aires, Capital Federal, Córdoba, Santa Fe y Mendoza y también se impuso en otros estados que gobernaba la oposición.
Si bien se esperaba un triunfo importante a nivel general, para algunos persistía la duda de lo que pasaría en Buenos Aires, donde en las primarias de agosto, la ex presidenta Cristina Fernández había ganado por una mínima diferencia.
Algunos analistas como Jorge Giacobbe, de la consultora Giacobbe y Asociados, había adelantado la semana pasada que el candidato Esteban Bullrich lograría dar vuelta la elección y que se impondría por 4,5 por ciento de los votos. En efecto, el pronóstico se cumplió a la perfección ya que el oficialismo obtuvo 41,38 por ciento de los votos (casi todos los sectores bonarenses) contra el 37,2. Este resultado era considerado clave, debido a que la provincia de Buenos Aires concentra la gran porción de votos de todo el electorado argentino. Si Cristina Kirchner se imponía, le permitiría seguir con chances de conducir a un peronismo disperso y fragmentado de cara a las elecciones de 2019, algo que finalmente no ocurrió.
-Peronismo fracturado-
“Hay que despersonalizar la política y hay que mirar al peronismo y no a los personajes”, opinó hoy el analista Ignacio Zuleta. “Cristina mandó a la casa a otros dirigentes no cristinistas, pero perdió con un debutante como Bullrich que era un funcionario, ni siquiera un dirigente. Hoy el peronismo está fracturado”, reflexionó.

Otras Noticias



Opiniones

Nos gustaría saber tu opinión... dejanos tu comentario!